Por @Alvy — 8 de Febrero de 2013

Ir cada día al trabajo será mejor que una montaña rusa: Este vídeo que muestra un simulación de cómo sería un cruce de dos superautopistas de seis carriles en cada sentido en un mundo de coches autónomos guiados por computadora perfectamente capaces de maniobrar sin colisionar. Atención sobre todo a los que se detienen para hacer un «giro a la izquierda» en pleno cruce, una de las maniobras más delicadas.

Este tipo de conducción autónoma aparentemente tan arriesgada es en realidad muy segura: se consigue mediante coordinación coche-a-coche o bien gracias a un agente centralizado situado en los cruces más complicados.

Más detalles en The Atlantic: What Intersections Would Look Like in a World of Driverless Cars. Así será: tan eficiente como acojonante.

(Vía parislemon.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear