Por Nacho Palou — 9 de Mayo de 2014

Por ahora se trata de una idea que están desarrollando investigadores del Institut d'Arquitectura Avançada de Catalunya: el proyecto Stone Spray consiste en una impresora 3D que utiliza una mezcla de aglutinante adhesivo y de arena del suelo para hacer construcciones sólidas y tridimensionales.

De momento permite materializar construcciones arquitectónicas a escala, haciendo «crecer» las construcciones directamente del suelo, utilizando la arena de la playa. En el futuro podría aplicarse a estructuras de gran tamaño como puentes o viviendas.

Relacionado: Una impresora solar 3D que funde arena para crear objetos en vidrio y Alimentos, órganos humanos, casas y coches y otros objetos que se pueden imprimir en 3D.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear