Por Nacho Palou — 1 de Octubre de 2010

Volvo

Este tipo de baterías estarían basadas en un nuevo compuesto de fibra de carbono y resina de polímero que puede cargarse más rápido y almacenar más energía que las baterías convencionales. La energía puede proceder tanto de la electricidad obtenida durante las frenadas como de la carga a través de un enchufe doméstico.

La investigación llevada a cabo por el instituto, en la que participan casi una decena de empresas e instituciones, busca resolver uno de los principales obstáculos a la hora de desarrollar vehículos híbridos o eléctricos: las baterías.

Actualmente son el elemento más costoso, grande y pesado en este tipo de vehículos. Baterías más grandes ofrecen más capacidad, pero también incrementan el peso que aumenta el consumo de energía y el coste final.

La idea del fabricante sueco se basa en utilizar este nuevo material moldeable y con capacidad para almacenar energía para construir algunos de los paneles de la carrocería, como el techo, el capó o las puertas, elementos que en un momento dado son relativamente fáciles de susutituir.

De ser posible llevar a cabo esta "fascinante idea", Volvo resolvería de entrada al menos dos de estos problemas: el peso -el nuevo material es mucho más ligero que los componentes metálicos de las baterías actuales y puede de entrada reducir el peso total del coche en un 15 por ciento- y el tamaño, ya que literalmente las baterías no quitarían sitio en el habitáculo del coche al formar parte de la carrocería de éste.

Además de en vehículos, este nuevo tipo de "nano baterías" permitiría reducir el tamaño de cualquier otro dispositivo que dependa de éstas para su funcionamiento o, con en el mismo tamaño físico, lograr una mayor autonomía.

En el video de YouTube Car of the future powered by bodywork se explica cómo funciona este tipo de material.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear