Por @Wicho — 10 de Marzo de 2019

El avión accidentado fotografiado por Jono Druion
El avión accidentado fotografiado por Jono Druion el 13 de diciembre de 2018 – Vía JetPhotos

El vuelo ET 302 de Ethiopian Airlines, con origen en Addis Abeba y destino Nairobi, se estrellaba pocos minutos después de despegar, a unos 62 kilómetros al sureste del aeropuerto de origen.

El vuelo despegó a las 8:38, hora local, y tenía prevista su llegada a destino a las 10:25. Pero según el presidente de la aerolínea al poco de despegar el comandante informó de problemas con el avión y solicitó volver al aeropuerto de origen, permiso que le fue concedido. Sin embargo se perdió contacto con él a las 8:44.

Los restos ya han sido localizados y ya es oficial que no hay supervivientes. Iban a bordo 149 pasajeros y 8 tripulantes.

Tewolde Gebremariam, presidente de Ethiopian Airlines, en el lugar del accidente
Tewolde Gebremariam, presidente de Ethiopian Airlines, en el lugar del accidente, aunque probablemente no tendría que estar tocando nada – Vía Ethiopian Airlines

El avión involucrado era el Boeing 737 MAX 8 matriculado ET-AVJ, entregado nuevo a la aerolínea el 15 de noviembre de 2018, así que no tenía ni cuatro meses en servicio y apenas sobrepasaba las 1.200 horas de vuelo. El MAX es la variante más reciente del 737. Entró en servicio en mayo de 2017 y hay unos 350 en vuelo en todo el mundo.

Como en cualquier accidente de un avión de aerolínea habrá que esperar al análisis de las cajas negras y al informe de las autoridades competentes para saber la causa del accidente.

Pero sin duda será escudriñado con un extra de atención porque el avión accidentado es el mismo modelo que protagonizó el accidente del vuelo Lion Air 610 sucedido el pasado 29 de octubre. Además de que es muy extraño ya de por sí que dos aviones tan nuevos sufran accidentes mortales.

El accidente de Lion Air provocó la publicación de una directiva de aeronavegabilidad de emergencia aún antes de que estuviera listo el informe preliminar sobre el accidente, que lo achaca al mal funcionamiento de un sensor que a su vez habría afectado al funcionamiento del MCAS, el sistema de seguridad que incorporan los 737 MAX para evitar que el avión se encabrite demasiado, un sistema sobre el que los pilotos no habían sido informados.

Esquema del funcionamiento del MCAS - The Air Current
Esquema del funcionamiento del MCAS - The Air Current

La citada directiva de aeronavegabilidad incidía precisamente en la necesidad de comunicar a los pilotos la existencia de este sistema, su forma de actuación, y cómo detectar un funcionamiento erróneo para, en caso de necesidad, poder desactivarlo.

Aunque insisto: por ahora no hay nada que permita suponer que el MCAS ha tenido nada que ver en el accidente del vuelo ET 302, sólo que no deja de ser una coincidencia cuando menos preocupante que sea el mismo modelo de avión el involucrado en los dos accidentes.

Ethiopian Airlines, por su parte, es una aerolínea con muy buena reputación. De hecho es miembro de StarAlliance. Así que en principio no cabe suponer que haya podido haber ningún tipo de problema con el mantenimiento del avión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear