Por @Wicho — 8 de Agosto de 2020

En la mañana del 8 de agosto de 2020 se estrellaba un hidroavión que participaba en las labores de extinción del incendio forestal que afectaba la parroquia de Manín en Ourense. Miembros de la Brigada de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF) de Laza consiguieron sacar a los tripulantes con vida de los restos del avión -lo que no deja de ser sorprendente viendo el estado en el que quedó la cabina– aunque uno de ellos falleció más tarde; el otro está hospitalizado en estado grave.

El avión siniestrado es el Canadair CL-215 matriculado EC-HET. Pertenecía a la empresa Babcock y operaba para el gobierno portugués. Había volado con el 43 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire español de 1974 a 1999.

Al ser un avión con matrícula española y haber ocurrido el accidente en territorio español la investigación sobre el accidente corresponde a las autoridades españolas. Estos aviones no llevan cajas negras así que es de esperar que el tripulante que ha sobrevivido al accidente pueda aportar pistas sobre su causa para que, en la medida de lo posible, no vuelva a suceder.

Todos los años las personas que luchan contra los incendios forestales se juegan la vida. Sin querer desmecerecer a nadie quizás las tripulaciones de los medios aéreos un poco más. Y a veces se pierde. D.E.P.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear