Por @Alvy — 24 de Julio de 2011

Bipod Aircraft

El BiPod es un proyecto de la gente de Scaled Composites, uno de esos coches voladores que siempre están a medio camino entre la ficción de las películas de James Bond y la realidad. En este caso la tarea es doblemente difícil: el chisme es un híbrido, de modo que utiliza tanto motores convencionales como eléctricos. Su autonomía llega a más de mil kilómetros bien por aire o por tierra, a una velocidad máxima de unos 320 kilómetros por hora.

Habrá que seguirle la trayectoria para ver si termina convirtiéndose en realidad o se queda solo en el amplio grupo de los prototipos que «no lo consiguieron» durante las últimas décadas.

(Vía Inhabitat.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — Porrandalf

Parafraseando al amigo Selu: "Muchas mitades son esas ¿no?"

#2 — Mitxael

Primero pido disculpas sobre mi brutal ignorancia del medio.
Mi pregunta es: La mayor ventaja de un coche híbrido es poder recuperar energía, frenando o en las cuestas, especialmente frenando, porque en autopista la diferencia es mínima. Para un avión, cómo se podría hacer lo mismo? Frenando con el motor en el descenso? Es que a parte de aterrizando, no sé en qué momento se llega a frenar en vuelo.

#3 — Alvy

Yo tampoco sé mucho de esto, pero creo que los aviones actuales ya llevan generadores que actúan de forma parecida a los de los coches, y que por el simple movimiento del avión van generando y acumulando electricidad aunque a pequeña escala, como en los coches.

Microsiervos Selección


Hadoop: The Definitive Guide

EUR 31,20

Comprar


Pensad en Flebas

EUR 9,49

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección