Por Nacho Palou — 27 de Septiembre de 2016

El vídeo es de hace un par de años y en él se puede ver en primera persona como el pequeño aeroplano Rans S-10 Sakota, de un sólo motor, pierde la hélice en pleno vuelo.

Afortunadamente para Mark Penell, el calmado piloto, el incidente tuvo lugar cerca de la pista de aterrizaje, lo cual ayudó a que pudiera tomar tierra sano y salvo. De la hélice no se volvió a saber.

La cara de Mark cuando se baja y comprueba que, en efecto, ha perdido la hélice es todo un poema.

Vía Laughing Squid.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


Four Colors Suffice: How the Map Problem Was Solved

EUR 21,40 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Wernher von Braun: entre el águila y la esvástica

EUR 21,75 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección