Por @Alvy — 17 de Octubre de 2018

Este Espejo Bríxel es un montaje interactivo fabricado con bríxeles, que son algo así como ladrillos-espejo negros por un lado y superficie refractante en el otro. Cada bríxel tiene además un LED para iluminarlo desde dentro.

El montaje en cuestión es un gigantesco muro de 540 bríxeles, que pueden controlarse con el teléfono móvil y tiene un aspecto un tanto misterioso y «mágico». El muro puede «imitar» los movimientos de los visitantes, girar y comportarse de forma más o menos fluida según pasan por delante.

Además de eso también puede utilizarse como pantalla para mostrar letras y mensajes e incluso en la oscuridad total resulta muy vistoso gracias a las luces de colores de su interior.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear