Por @Alvy — 13 de Marzo de 2013

El efecto es realmente curioso: emitir una onda sinusoidal a 24 Hz al tiempo que se graba a 24 fotogramas por segundo. El resultado ya lo habíamos visto en experimentos similares, aunque un poco diferentes: aunque el chorro cae normalmente con cierto desplazamiento por las vibraciones –algo normal y corriente– al capturar únicamente algunos fotogramas de forma sincronizada con la frecuencia de la onda el agua parece moverse «mágicamente».

Lo más divertido también aparece en la secuencia: grabar a 23 Hz, haciendo que parezca que el tiempo va «hacia atrás» de forma bastante realista, con el agua subiendo y volviendo al grifo como si tal cosa.

(Vía Colossal.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


Origin StoryOrigin Story: A Big History of Everything

EUR 10,99 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


The Polar Bear

EUR 14,08

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección