Por @Alvy — 6 de Septiembre de 2018

Titanio / DavidTheGnome

Tal y como contaba un usuario llamado Monroe en un foro, el titanio se oxida en diferentes colores cuando lo atraviesa una corriente eléctrica – pero el color exacto depende del voltaje.

Este curioso fenómeno lo explican en WikiHow para enseñar en la práctica cómo colorear titanio (también en Instructables y se ve que es algo que habitualmente hacen los artistas que utilizan este resistente y duradero metal en sus obras más diversas. El titanio puede conseguirse en láminas o piezas de diversas formas; en realidad lo que normalmente se oxida es tan solo la capa exterior.

Este método de anodización («incrementar el espesor de la capa natural de óxido en la superficie de piezas metálicas») se puede llevar a cabo sumergiéndolo primero en ácido fosfórico (la Coca-Cola también sirve, y alternativamente el bicarbonato) o aplicando esa capa con una brocha y enchufándole luego los polos de una batería, por ejemplo con unas pinzas de cocodrilo – con cuidado de que el cortocircuito no sea demasiado salvaje. Con el aluminio se consigue un efecto parecido; esta es la forma en la que se colorean algunos gadgets y piezas metálicas de complementos.

Para conseguir los diversos colores tan solo hay que «experimentar» con diversos voltajes, lo cual puede hacerse uniendo varias pilas antes de realizar la conexión. Un detalle curioso es que se puede ir variando el color aumentando el voltaje poco a poco… pero no se puede «volver atrás», así que hay que elegir sabiamente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear