Por @Alvy — 16 de Octubre de 2004

La sonda Genesis se estrelló hace un mes cuando no se le abrieron los paracaídas que ayudarían a que pudiera ser recogida por helicópteros. Al parecer debían abrirse cuando un sensor de deceleración detectara el frenado durante el descenso, de 30G a 3G... pero alguien diseñó el sensor "al revés" y estaba funcionando "boca abajo", digamos. Lo cuentan en Genesis crash linked to upside-down design (New Scientist). (Vía Slashdot.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


Criptonomicón

EUR 5,22

Comprar


JavaScript: The Definitive Guide

EUR 31,20

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección