Por Nacho Palou — 30 de Junio de 2018

La actividad del volcán Kīlauea, especialmente desde mediados del pasado mes de mayo, ha provocado el hundimiento del cráter Halemaumau, que ahora se encuentra unos 400 metros más por debajo del suelo de la caldera.

El cráter no sólo se ha tragado sus propias laderas —incrementrando su tamaño— sino también ha engullido el aparcamiento de visitantes (en Google Maps todavía se puede ver justo debajo del cráter).

Las carreteras que llevaban a la cima del Kīlauea ya no llevan a ninguna parte, y el aparcamiento de la zona del mirador (cerrado desde 2008) ahora hay que buscarlo en el fóndeo del cárter Halemaumau, según el USGS.

Así está ahora y así era antes la caldera.

Mientras que el cráter Halemaumau se engulle así mismo —y todo lo que hay a su alrededor— la cima del volcán ha cambiado radicalmente: actualmente el cráter tiene el triple de la profundidad que tenía el pasado mes de mayo, y el doble de diámetro.

En el vídeo del USGS, tomado con un dron, "se ve claramente cómo las escarpadas paredes del cráter continúan cayendo hacia adentro y hacia abajo con el hundimiento constante de la caldera del Kīlauea. Hay dos superficies planas dentro del cráter que se han caído hacia abajo manteniéndose casi intactas: el que está más arriba es el antiguo suelo de caldera y el que está más abajo es el antiguo suelo del cráter Halemaumau."

USGS multimediaFile 2336

En este time-lapse del USGS tomado desde el borde sur de la caldera entre los días 13 y 24 de junio se puede ver cómo una parte del suelo de la caldera va cediendo y huniéndose poco a poco.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear