Por @Wicho — 26 de Septiembre de 2022

Júpiter con sus bandas de color perfectamente visibles contra el negro del espacio
Júpiter visto por el Hubble en junio de 2019. Por mucho que te esfuerces esta noche no lo verás así ni remotamente – NASA, ESA, A. Simon (Goddard Space Flight Center), y M.H. Wong (Universidad de California, Berkeley)

Júpiter y Saturno suelen llamar la atención por su brillo cuando son visibles en el cielo nocturno. Y puede que en el caso de Júpiter estos días un poco más, ya que está más cerca de la Tierra de lo que lo ha estado en los últimos 59 años. Y de lo que estará en los próximos 129.

Justo esta noche, a las 21:25, hora peninsular española (UTC +2) se situará en oposición, que es el momento en el que el Sol, la Tierra y el gigante gaseoso están exactamente alineados. Se llama oposición porque, vistos desde la Tierra, Júpiter en ese instante está justo en el lado opuesto al Sol. Es también el momento en el que la distancia entre nuestro planeta y el gigante gaseoso será mínima, con «tan sólo» 591 millones de kilómetros frente a un máximo de 966 millones. Será también el momento en el que alcance su brillo máximo.

Así que es un buen momento para salir a observarlo. A simple vista verás un punto muy brillante hacia el este. Pero si tienes unos buenos prismáticos sujetos por un trípode quizás podrás ver la banda diagonal central del planeta y tres o cuatro de las lunas galileanas. Con un telescopio relativamente modesto, hasta podrás ver la Gran Mancha Roja. Aunque también está la opción de ver si un planetario o agrupación astronómica cercanas organizan alguna observación.

La luna y Júpiter y tres de sus lunas sobre las montañas Wasatch en una imagen nocturna. La Luna está sobreexpuesta para que se vean el planeta y sus lunas
Júpiter sobre las montañas Wasatch el 27 de febrero de 2019. Esto se parece más a como podrás verlo estas noches, aunque sin que la Luna moleste tanto – NASA/Bill Dunford

Pero si esta noche está nublado o no puedes dedicarle un rato, tampoco pasa nada. Aunque a partir de las 21:25 Júpiter empiece a alejarse, no será perceptible ni en unas horas ni en unos días ni en unas semanas. De hecho es muy difícil darse cuenta sin instrumentos de medida pues es un proceso gradual.

Júpiter y la Tierra están en oposición cada 13 meses. Pero como sus órbitas no son circulares sino un poco elípticas, la distancia mínima a la que están y la máxima no son siempre las mismas sino que varían según el lugar de sus respectivas órbitas en el que la oposición los pille. Por eso tardaremos 159 años en poder volver a verlo tan cerca.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


AIMC 2022

Encuesta AIMC a usuarios de Internet