Por @Wicho — 1 de Marzo de 2020

Mi japonés (creo) es más bien limitado, así que no sé qué líquido utilizan en este vídeo. Pero lo que está claro es que tiene el mismo índice de refracción que la canica con la que arrancan la reacción en cadena y que algunas de las piezas que conforman esta máquina de Rube Goldberg.

El distinto índice de refracción del aire y el agua es el que hace que cuando hay una cuchara metida en un vaso con agua nos parezca que está partida. Esto es porque la luz cambia de trayectoria al pasar de un medio a otro. Cuanto mayor el índice de refracción, más cambio en el ángulo y más partida nos parecería la cuchara en otros líquidos con mayor índice de refracción que el agua.

Pero si el índice de refracción es el mismo no se produce ningún cambio en la trayectoria de los rayos de luz, por lo que no vemos las piezas una vez sumergidas. Y si las vemos cuando están fuera o el reciepiente está vacío es, de nuevo, porque el aire y el material del que están hechas tienen distintos índices de refracción.

(Vía Guille Sevilla).

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


Desayuno con partículas: La ciencia como nunca antes se ha contado

EUR 5,69

Comprar


E=mc²: A Biography of the World’s Most Famous Equation

EUR 12,14 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección