Por @Alvy — 25 de Enero de 2013

Aunque parezca increíble, si consigues ajustar bien la velocidad de la «silla de montar» la pelota encuentra un curioso equilibro y puede mantenerse horas girando y girando sin caerse. Técnicamente la forma que tiene la silla se llama algo así como potencial gravitatorio de cuadrupolos y al girar actúa atrayendo y repeliendo a la pelota (la idea de las trampas iónicas con cuadrupolos es la misma).

A la velocidad exacta adecuada, se consigue el equilibrio. En esta demostración en concreto, la silla –fabricada a mano con fibra de vidrio– gira a 110 revoluciones por minuto; la pelota no tiene nada de particular y se compró en una juguetería, es de 25 centímetros de diámetro. El vídeo está grabado a 240 fps con una cámara Casio EX-FH25.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


The Polar Bear

EUR 14,08

Comprar


Colador Monstruo Espagueti Volador

EUR 8,99 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección