Por @Alvy — 25 de Septiembre de 2018

Este simpático planetario portátil es una idea que se le ocurrió a Jessie Christiansen, investigadora del Caltech y que llevó a cabo con ayuda de Jeff Rich de los Observatorios Carnegie. Básicamente se trata de un planetario semi-esférico transportable que se puede llevar a prácticamente cualquier sitio. Se fija al suelo, su cúpula se infla con aire como si fuera una atracción de feria y ¡listo! Un proyector se encarga de ajustar y mostrar las imágenes de las estrellas y planetas convenientemente.

El mini-planetario tiene capacidad para unas 25 personas, que normalmente son niños acompañados por los profesores. La idea original es acercar la astronomía a los más jóvenes y hacerlo de forma accesible – especialmente para los que no pueden desplazarse hasta los planetarios «de verdad» por cualquier motivo. Por eso lo llevan a las zonas pediátricas de hospitales y a colegios rurales.

Obviamente el planetario no es tan detallado ni preciso como uno de los que utilizan complejas maquinarias de mecánica celestial, pero cumple con su objetivo: proyectar imágenes de nebulosas, planetas y sus trayectorias – además de películas y otros entretenimientos divulgativos. Luego se mete en el camión y… a rodar hasta el siguiente destino.

Actualización (26 de septiembre de 2018) – Luis nos comenta que la gente de Educa Ciencia lleva tiempo haciendo lo mismo en España con su Planetario portátil. Inma también nos dice que el CITE-CIEMAT tiene algo parecido en el Planetario de Trujillo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear