Por @Alvy — 17 de Octubre de 2016

Maria BelvilleEn el siglo XIX los relojes todavía eran relativamente imprecisos, de modo que había que sincronizarlos bastante a menudo. En 1836 los responsables del observatorio de Greenwich pidieron a un ayudante llamado John Henry Belville que los librara de la gente que se pasaba el día llamando a la puerta para «poner su reloj en hora»; la idea era que bajara a la ciudad a llevar el «tiempo medio de Greenwich» (GMT) a la gente.

El buen hombre pensó en ganarse un dinerillo vendiendo, literalmente, la hora exacta, principalmente a los relojeros. Todos los días por la mañana ajustaba su reloj de bolsillo y tomaba el tren o se iba en su coche de caballos por toda la ciudad, recorriendo una ruta que le llevaba a 200 clientes a los que les vendía la hora exacta o «el tiempo de Greenwich». El negocio lo continuó a su muerte su mujer María y posteriormente su hija Ruth que fue conocida como La dama del tiempo de Greenwich; el reloj que usaba era un cronómetro John Arnold 485/786.

Aunque hoy en día esa operación suena a trivial (basta mirar la hora del ordenador si está conectado a Internet, la del teléfono que proviene de la red de datos y los satélites GPS o encender la tele y mirar el teletexto) en su momento vender algo tan –en cierto modo– abstracto y artificial pero sin duda práctico supuso uno buenos ingresos para esta familia. [Fuente: Wikipedia + The Greenwich Phantom.]

[Al respecto recomiendo el apasionante libro Longitude: The True Story of a Lone Genius Who Solved the Greatest Scientific Problem of His Time, sobre John Harrison y el desarrollo de los relojes mecánicos de precisión. Una historia sin igual, que incluye vikingos, viajes transoceánicos y mucho ensayo-y-error hasta culminar con un épico éxito.]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


300 holandesas

EUR 3,63

Comprar


Ciberíada

EUR 10,64

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección