Por @Alvy — 31 de Agosto de 2018

Bulldog / Angelos Michalopoulos @ UnsplashHay varios tipos de perros y gatos que no pueden viajar en la bodega de un avión por el llamado síndrome respiratorio de los braquicéfalos. Los braquicéfalos son ciertas razas especiales de perros como los bulldog inglés/francés, bóxer, beagles, pequinés y los shar pei chinos –entre otras–, más conocidas como las de «hocico corto».

El caso es que debido a la peculiaridad de sus vías respiratorias tienen más problemas de respiración –y no sólo al viajar en avión, también al hacer ejercicio– por lo que las compañías aéreas suelen prohibir que viajen en la bodega y a veces también en cabina. Como el viaje puede estresarlos y hacer que respiren mal podrían sufrir un colapso (e incluso morir) debido a esta particular circunstancia, a la que se añade que el transportín podría no tener una excelente ventilación y que la presión del avión –que suele ser equivalente a unos 2.500 metros de altitud– tampoco es la idónea para ellos.

Existe toda una tecnología en la bodega del avión para el transporte de animales para evitar este tipo de problemas, pero muchas compañías prefieren cuidarse en salud y directamente no permitir que viajen este tipo de razas; otras como Ryanair directamente no transportan animales o, como Vueling, «sólo en cabina». La compañía más amigable con los braquicéfalos es Lufthansa, donde sí que pueden viajar. ¡Ah! Y otro tanto les sucede a los mustélidos: hurones, martas y similares en compañías como Iberia. [Foto: Angelos Michalopoulos @ Unsplash.]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear