Por @Alvy — 6 de Abril de 2008

Si tienes un jardín, convierte la basura en compost, reciclando así la materia orgánica en abono

La forma más habitual de «compostar» o crear un compost es hacer un montón, no inferior a 1 m³ de materia orgánica de procedencia diversa. Se pueden utilizar los restos orgánicos caseros (comida y otros materiales orgánicos), restos de podas, hierba, hojas de árboles, restos de adventicias, estiércol procedentes de aves o herbívoros, paja, papel de periódico (sólo de las hojas no impresas en color), cenizas, serrín, polvo de roca, pelo, restos de concha de mariscos etc. Además de servir como abono, también ayuda a generar mucha menos «basura convencional». [Fuente: Zentolos; gracias también a Almudena y Alejandro.]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

1 comentarios

#1 — avier

si tienen acceso a comprar lombrices vivas, agregenlas al compost. aceleran enormemente el proceso y su calidad. Si el compost libera vapor por las noches frias, es que tiene buena actividad.

Microsiervos Selección


Primavera silenciosa

EUR 9,49

Comprar


El gen: Una historia personal

EUR 10,44

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección