Por @Wicho — 28 de Octubre de 2018

Jim Bridenstine, actual director de la NASA pero en el pasado aviador naval, habla en este vídeo con Nick Hague, el astronauta de la NASA que iba a bordo de la Soyuz MS-10 cuando falló el cohete lanzador y hubo que abortar la misión. Su charla se centra precisamente en el fallo de la misión, fallo que sin embargo, en palabras de Bidenstine, terminó convertido en un éxito porque tango Hague como su compañero Alexey Ovchinin regresaron sanos y salvos a Tierra.

Seguro que Hague lo cuenta de otra forma un tanto más intensa si no lo coges delante de una cámara y en una conversación con su jefe, pero aún así el vídeo está bien (aunque un poco pasado de retórica «como molamos» por parte de Bridenstine.

Dos de los detalles que más me llaman la atención es como Hague estuvo todo el rato hablando en ruso durante la emergencia –aunque seguro que por su cabeza paraban algunos juramentos en inglés– en algo que él atribuye a las horas y horas de entrenamiento para todo tipo de posibilidades; dice que una vez que tuvieron claro que el lanzamiento había fallado tanto él como Ovchinin entraron automáticamente en modo emergencia para poder volver a Tierra sanos y salvos, que en realidad no tuvieron mucho tiempo de pensar hasta que su cápsula aterrizó. Y que salir de una como esa con sólo un par de moretones no está nada mal.

Y tres cuartos de lo mismo puede decirse de los equipos de rescate, que por mucho que hubieran entrenado una situación como esa hacía 35 años que no tenían que actuar.

Bridenstine le promete al final a Hague que lo llevarán a la Estación Espacial Internacional, y eso es algo que está más cerca tras el lanzamiento con éxito de un satélite militar tipo Lotos S-1 el pasado 25 de octubre. El lanzador fue un Soyuz 2.1b, igual en lo que se refiere al mecanismo de separación de la primera etapa al Soyuz FG que lanza las cápsulas tripuladas y que es lo que falló en el lanzamiento de la Soyuz MS-10.

Viene ahora el lanzamiento de un satélite del sistema de posicionamiento ruso Glonass –y después del lanzamiento del Lotos S-1 igual ya encuentran quien lo asegure, algo que no habían conseguido tras el fallo de la Soyuz MS-10– y de a cápsula de carga Progress MS-10, los dos previstos para noviembre de 2018. Si ambos salen bien es posible que se mantenga la fecha de lanzamiento de la Soyuz MS-11, previsto para el 3 de diciembre de 2018.

Luego será cuestión de volver a meter a Hague y Ovchinin en la lista de lanzamientos tripulados a la EEI.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear