Por @Wicho — 30 de Abril de 2018

La Luna vista por un Meteosat de segunda generación

Aunque los instrumentos de observación de la Tierra de los satélites artificiales son calibrados antes del lanzamiento con el tiempo es posible que esa calibración deje de ser válida debido a los efectos de la radiación, contaminación de los objetivos, o cambios físicos en ellos.

Para tener en cuenta estas posibles variaciones en la calibración algunos instrumentos incorporan testigos internos que sirven para volver a calibrarlos, aunque muchos utilizan objetivos en la propia Tierra para ello. Para ello se usan sitios sin apenas detalle como desiertos, océanos o grandes salares. Pero aún así las condiciones de iluminación no son siempre las mismas y esto es algo que hay que tener en cuenta, además de que los sitios en sí pueden experimentar cambios.

Sin embargo los instrumentos de muchos satélites son capaces de obtener imágenes de algo que lleva millones de años sin cambios: la superficie de la Luna. Y de hecho muchas misiones la usan para calibrar sus instrumentos. Para los aficionados a la fotografía que leáis esto la Luna actúa como una especie de carta gris cósmica.

Pero en cualquier caso la Luna no siempre recibe la misma iluminación ni muestra exactamente la misma cara. muy al contrario contrario debido a los movimientos de libración a veces enseña más superficie y a veces menos en un ciclo que se repite cada 18 años. Y esto es algo que hay que tener en cuenta a la hora de calibrar los instrumentos.

Fotómetro lunarEn la actualidad el modelo que usa la Agencia Espacial Europea para calcular las variaciones en la cantidad de luz que refleja la Luna en cada momento tiene un margen de error de un 10%. Pero acaba de instalar en el observatorio del Teide un fotómetro solar adaptado para trabajar con la Luna que tiene como misión medir la cantidad de luz que emite con la intención de mejorar la precisión del modelo hasta dejarla en un 2%. El proyecto tiene una duración prevista de dos años, con lo que al final de esta década debería el nuevo modelo debería estar listo.

Esto permitirá calibrar las mediciones de todas las misiones de la ESA con un estándar común y también con las misiones de observación de la Tierra de los Estados Unidos y China, que están llevando a cabo proyectos de calibración similares.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear