Por @Wicho — 11 de Noviembre de 2018

A las 4:50, hora peninsular española, el It's Business Time despegaba del Complejo de lanzamiento 1 de Rocket Lab en la península de Mahia, en Nueva Zelanda. Se trataba de la primera misión comercial para un cohete Electron.

Llevaba a bordo dos Lemur-2 de Spire; el Cicero 7 de GeoOptics Inc.; el Irvine01, un CubeSat creado por estudiantes de seis institutos de Irvine, California, y los Proxima 1 y 2 de Fleet Space. Llevaba a bordo también un demostrador tecnológico para comprobar el funcionamiento de una vela de arrastre diseñada para sacar satélites de su órbita al final de su misión conocido como NABEO. Todos ellos están en sus órbitas previstas, así que el lanzamiento ha sido un éxito.

El It's Business Time es de hecho el segundo Electron en entrar en órbita. El primero fue el Still Testing en enero de 2018, que puso en órbita un Dove de Planet Labs y dos Lemur-2. Pero Rocket Lab lo consideraba un lanzamiento de prueba tras el fallo del It's a Test en mayo de 2017 por problemas con la telemetría.

Así que con el éxito del It's Business Time (Es hora de hacer negocios), aunque lleve meses de retraso sobre las previsiones iniciales, la empresa da por inaugurados sus lanzamientos comerciales. Ahora sólo falta que cojan ritmo para hacer bueno eso que dice el presidente de la empresa de que con el Electron «el acceso rápido y fiable al espacio es una realidad para satélites pequeños».

Aunque por falta de ambición no va a ser: Rocket Lab planea ni más ni menos que 16 lanzamientos para 2019.

Pero para completar el año el próximo lanzamiento previsto es el de la misión ELaNa-XIX de la NASA, con 10 nanosatélites a bordo –ELaNa viene de Educational Launch of Nanosatellites, Lanzamiento educativo de nanosatélites– en una ventana de lanzamiento que va del 10 al 18 de diciembre.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear