Por @Wicho — 26 de Diciembre de 2018

Después de insinuar vía Twitter cambios en el diseño del BFS, la etapa superior del próximo gran cohete de SpaceX, Elon Musk ha tuiteado una foto en la que se ven las dos partes de lo que probablemente va a ser el cohete para sus pruebas de desarrollo. Es un dispositivo similar al Grasshopper que la empresa utilizó para poner a punto las tecnologías que luego le permitieron recuperar las primeras etapas de los Falcon 9 como quien no quiere la cosa.

Lo más peculiar es que en esta nueva versión abandonan los materiales compuestos para pasarse al acero inoxidable de toda la vida, lo que si bien facilita las cosas desde el punto de vista de la construcción del cohete también tiene sus problemas a la hora de montar un cohete capaz de ir al espacio y volver. Porque el acero inoxidable a pelo no soportaría el calor de la reentrada. Daniel Marín explica con todo lujo de detalles técnicos lo que supone este cambio en La gran nave de acero de Elon Musk.

El BFS, de Big Falcon Ship, será lanzado por una primera etapa ahora conocida como Super Heavy, que también ha sufrido cambios –y no sólo en el nombre– desde que se empezó a hablar de ella.

Pero aún falta mucho para que veamos el primer lanzamiento de uno de estos cohetes que tanto servirá para ir a Marte como para hacer lanzamientos suborbitales que permitan ir de un lado a otro del planeta en cuestión de, como mucho, un par de hora; primero vendrán los lanzamientos de este modelo de desarrollo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear