Por @Wicho — 11 de Septiembre de 2018

Otro que nos está dando mucha envidia últimamente –más de la habitual, quiero decir– es Destin, de Smarter Everyday. En esta ocasión ha tenido la oportunidad de visitar la plataforma de lanzamiento del Delta IV Heavy que lanzó la Parker Solar Probe de la NASA y de estar dentro de la torre de servicio mientras esta se apartaba de la plataforma.

La torre de servicio permite desde ensamblar el cohete –en algunos casos, ya que en otros se hace en un edificio aparte– a acceder al éste para inspecciones e intervenciones hasta muy poco antes del lanzamiento.

La de los Delta IV en el Complejo de lanzamiento 6 de Base de la Fuerza Aérea Vandenberg es una estructura de 100 metros de altura que pesa unos 10 millones de libras, lo que viene siendo algo más de 4.500 millones de kilos. Unas 4.500 toneladas «de nada» que se mueven a la escalofriante velocidad de un poco más de 500 metros por hora. De hecho con la enorme inercia que tiene entre que arranca y se para tarda unos 45 minutos en alcanzar la posición que ocupa durante el lanzamiento, a unos 100 metros de la plataforma. Conviene no olvidar que aún a esa distancia el sonido provocado por el lanzamiento puede matarte. Literalmente.

El cohete desde la torre de servicio
El Delta IV Heavy visto desde la posición de reposo de la torre de servicio - NASA/Bill Ingalls

Una vez que se retira la torre de servicio lo que queda es la torre de acceso, que conecta los umbilicales de combustible, datos y electricidad al cohete. No es móvil, así que tiene que ser capaz de aguantar toda la potencia del cohete.

Quien hace de guía a Destin es, para más envidia nuestra, Tory Bruno, el presidente de United Launch Alliance, la empresa que fabrica los Delta. Es muy activo en Twitter y una persona a seguir si te interesa la exploración espacial; de hecho lo tengo en mi lista Espacio. Por cierto que lo que lleva Bruno es un casco de obra aunque tenga forma de gorro de vaquero.

En un momento dado del vídeo se ve el nombre de Andrew A. Dantzler escrito en la cofia protectora que cubrió a la PSP durante los primeros minutos de su viaje. Dantzler fue el primer gestor del programa de la Solar Probe Plus, la primera encarnación de la Parker Solar Probe. También estuvo a cargo de la supervisión de misiones como Messenger o la New Horizons antes de su repentina muerte en 2011.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear