Por @Alvy — 22 de Mayo de 2006

El envidioso necesita al envidiado de modo esencial y primario, porque, a través de una encriptada crítica encubiertamente «objetiva y justa», se le da –a él y solo a él– creerse más y mejor que lo envidiado, ante sí y ante los demás. Sin el envidiado, el envidioso sería… nada. Mediante un amañado, retorcido y diestro hipercriticismo sobre el envidiado se pretende hacer a éste detestable, aborrecible y antipático a la percepción de los demás y, en consecuencia, despreciarlo (…) y reducirlo a una posición inferior a la que verdaderamente tiene.

– Las rémoras de la envidia

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


Desayuno con partículas: La ciencia como nunca antes se ha contado

EUR 5,69

Comprar


The Riemann Hypothesis

EUR 20,39 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección