Por @Alvy — 27 de Agosto de 2018

En este trabajo titulado simplemente Everybody Dance Now (Todo el mundo a bailar) Caroline Chan y otros investigadores de Berkeley demuestran un sistema que han creado para imitar movimientos de baile en secuencias de vídeo. El resultado es bastante llamativo y creíble y le da una nueva dimensión al concepto de los «fakes de vídeo»: si ya no te podías fiar de los cantantes de hoy en día (Auto-Tune y similares) ni de los discursos de políticos pronto tampoco te podrás fiar de los videoclips de baile.

El sistema funciona analizando primero en vídeo las secuencias de una persona bailando (el objeto de la imitación) y luego pidiendo a quien va a realizar la «imitación» que realice algunos movimientos básicos similares – que no tienen por qué ser perfectos. Entonces entran en juego los algoritmos de procesado de imagen e inteligencia artificial: los movimientos originales se convierten en una figura de palo animada y luego se recrean sobre la otra persona mapeando los movimientos de brazos, piernas, torso, cabeza y demás. Vídeo listo.

El sistema parece que funciona bastante bien y hay que fijarse mucho para detectar el fake buscando los detalles y pequeños fallos (zonas mal dibujadas, movimientos un tanto bruscos, etcétera) pero se ve estupendamente tanto con bailes a lo Michael Jackson y Bruno Mars como con ballet clásico.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear