Por Nacho Palou — 11 de Julio de 2018

La idea es de un empresario francés y podría no ser tan descabellada si la tecnología lo permite.

"Link & Fly" es como se llama la propuesta de Akka Technologies y consiste en "trenes voladores": el avión toma tierra, se desconecta de las alas y se dirige a la terminal correspondiente todavía con los pasajeros a bordo.

Mientras tanto se pone combustible en las alas y llega otro de los "aviones sin alas" desde la terminal, ya con los pasajeros a bordo; se conecta automáticamente a las alas y sale volando, probablemente mientras todavía los pasajeros del vuelo anterior no han terminado de desembarcar.

El concepto es aplicable también para aviones de carga.

No es algo que vayamos a ver de aquí a mañana, pero en Akka Technologies lo tienen muy claro: "Después de que los coches autónomos la próxima gran interrupción tendrá lugar en los aviones", según recoge Bloomberg.

Pero incluso Akka Technologies —la compañía de donde procede la idea— reconoce que no es probable que convenza a ningún fabricante de aviones para que haga suyo el concepto.

Pero ahí queda como idea rompedora que llame la atención y quien sabe si entera o en parte acabe en los aviones comerciales del futuro.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear