Por @Alvy — 16 de Agosto de 2018

La comunicación es algo importante, vital se diría si estás desactivando una bomba paso-a-paso. Nadie quiere que aquello explote porque cortaste el cable de la derecha ¡la otra derecha! o porque alguien confunde la letra «d» con «p» o cosas así. Como demostración, a esta pareja de expertos desactivadores de bombas se les plantea enfrentarse a varias fases del juego Keep Talking and Nobody Explodes (Sigue hablando y nadie explotará) que consiste precisamente en eso.

El juego funciona con una bomba virtual que se ve a través de las gafas y en la que uno de los jugadores puede pulsar botones, cortar cables y demás. Mientras tanto, el otro lee las «instrucciones» de desactivación, que pueden variar en complejidad. Pero se supone que está en otro sitio y no puede ver la bomba: sólo cuenta con la información que le vaya explicando el compañero.

Entre los trucos están utilizar el alfabeto fonético, aclarar todas las orientaciones y posibilidades («seis cables, de arriba a abajo: negro, azul, rojo, azul, rojo, negro»), buscar símiles «una letra que parece una “b” con una “t” superpuesta, un tridente, una letra M con una sonrisita encima» y dar las instrucciones precisas «hay seis cables de arriba a abajo… corta el cuarto cable»; «mantén pulsado el botón».

La primera bomba tiene tres módulos y hay 5 minutos de tiempo; para la segunda de cuatro módulos tienen 4 minutos y para la definitiva hay tres módulos y sólo 3 minutos. Es un juego, pero la tensión se masca en el ambiente (el juego debe enganchar bastante).

Es una buena demostración de por qué y cómo los equipos de piloto-copiloto en coches y aviones han de comunicarse y funcionar como una maquinaria bien engrasada, por no hablar de situaciones más complejas como las de controlador-piloto en la que las dos personas no están viendo exactamente lo mismo.

Bonus: Cómo desactivar un bomba atómica. Viene bien saberlo porque nunca sabes cuándo lo vas a poder necesitar (que le pregunten a Jack Bauer).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear