Por @Alvy — 3 de Febrero de 2016

El rocódromo Brooklyn Boulders se convirtió en un videojuego experimental de escalada artificial con una idea de Randori, una pequeña empresa dedicada a los videojuegos. La idea es sencilla: se proyectan números, pistas y objetivos sobre la pared y los escaladores tienen que irlos alcanzando con las manos en el menor tiempo posible.

Su creador es un mero aficionado a este deporte e intentó asegurarse de que el juego pudiera estar al alcance de los participantes de todos los niveles: hay distintas rutas según la experiencia y dificultad que cada persona pueda superar. El objetivo es tan simple como un videojuego: ir llegando con manos o pies a los números 1, 2, 3… sin seguir una ruta determinada. Para jugar se necesita un proyector y un ordenador portátil en el que corre el software que detecta los movimientos y controla los tiempos.

El vídeo ha sido tan exitoso que muchos aficionados están contactando con él para ver cómo pueden incorporarlo a sus instalaciones. Quien sabe, tal vez del experimento surja el negocio.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


Exploding Kittens

EUR 24,99 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Dungeons and Dragons Art and Arcana: A Visual History

EUR 81,52 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección