Por @Alvy — 19 de Junio de 2013

Esta demostración de fuerza de 31 kilotones (algo más que en el caso de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki) está grabada desde las alturas y no tiene sonido. Fue parte de la operación Buster-Jangle de seis pruebas similares en 1951, sobre el desierto de Nevada. En Archive.org hay más material de estas pruebas.

Una toma sin duda especial por cómo está grabada; la ausencia de sonido ambiente le da un toque irreal e inquietante. Hoy en día sería fácil simular el mismo efecto con imágenes generadas por ordenador como en el cine y las series de televisión; en aquella época había que filmarlo con película analógica quedándose más o menos cerca de la explosión recién provocada.

(Vía A Cool Link + Atom Central.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


Homo Deus: Breve historia del mañana

EUR 12,34

Comprar


The Decipherment of Linear B

EUR 13,55 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección