Por Nacho Palou — 2 de Enero de 2008

En ausencia de la sensatez, sí: la lengua puede quedarse pegada en un metal helado —igual que un dedo en la superficie de un congelador antiguo o en un cubito de hielo.

Will Your Tongue Really Stick to a Frozen Flagpole? — Cuando la lengua toca el asta la humedad de la lengua se condensa en gotitas de agua que se congela entre los diminutos poros e irregularidades de la lengua, uniéndose a la humedad que se congela en el asta, y así quedas pegado.

Lengua pegada al asta
Recorte parcial del gráfico de Will Your Tongue Really Stick to a Frozen Flagpole?; gráfico de George Frederick / LiveScience.

  1. La temperatura de la lengua es superior a la del ambiente.
  2. La lengua toca el asta. El metal helado enfría la lengua. El cuerpo repone el calor perdido en la punta de la lengua.
  3. El metal disipa el calor más rápidamente de lo que el cuerpo puede reponerlo.
  4. La humedad de la lengua se congela junto con la del asta, y así te quedas pegado.
  • Utiliza agua caliente para liberarte.

(Vía Militantplatypus.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


22/11/63

EUR 6,64

Comprar


Sapiens. De animales a dioses: Una breve historia de la humanidad

EUR 12,34

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección