Por @Alvy — 30 de Agosto de 2005

En un artículo de Fernando Trías de Bes de este fin de semana en su columna del dominical EPS (inencontrable, inenlazable) (gracias Pedro por el enlace: Los límites de la publicidad) había una pregunta realmente tonta pero a la vez profunda:

Otro ejemplo de la contradicción legislativa, en lo que en materia de comunicación y venta se refiere, es el consabido y ya manido tema del alcohol y el tabaco. No se pueden anunciar en televisión, pero se puede patrocinar una motocicleta que ocupará más cuota de pantalla que todos los anuncios que un refresco pueda pagar. Y es que, hecha la ley, hecha la trampa. Y aún más, ¿por qué está permitido vender lo que está prohibido publicitar? Desde luego, expresado así, no tiene ningún sentido.
Sería curioso comparar las respuestas oficiales con las respuestas verdaderas.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD