Por @Wicho — 5 de Noviembre de 2018

TuringAlan Turing fue una de las personas al frente del trabajo de intercepción de los mensajes cifrados de las fuerzas armadas alemanas llevados a cabo en Bletchley Park durante la segunda guerra mundial. Se estima que el éxito de ese trabajo permitió acortar la guerra en un par de años, salvando cientos de miles, si no millones, de vidas.

Turing estuvo también al frente de la creación de la informática, con un interés especial en la inteligencia artificial. De hecho uno de los conceptos básicos de la informática son las máquinas de Turing.

Pero Turing era homosexual, lo que en la Inglaterra de los años 50 era delito. Así que cuando su orientación sexual se hizo pública no le quedó más remedio que aceptar un tratamiento hormonal de castración química frente a la opción de ir a la cárcel por ello. Y por si eso fuera poco al convertirse en un delincuente Turing vio como era revocada su autorización para participar en proyectos de seguridad nacional, con lo que también se vio apartado de su trabajo.

Aunque no dejó ninguna nota al respecto el consenso es que todo este cúmulo de circunstancias le llevó al suicidio el 7 de junio de 1954, pocos días antes de cumplir los 42 años.

Con el tiempo diversas campañas consiguieron en primer lugar el Primer Ministro Gordon Brown publicara una carta de disculpa a Turing por el lamentable trato que su país le había dado. Más tarde Turing consiguió el indulto real.

Sin embargo parecía injusto que sólo Turing, por ser quien fue, consiguiera ese perdón. Así que a principios de 2017 entraba en vigor la Ley Alan Turing, que extendía el perdón automáticamente a todas aquellas personas ya fallecidas y que en su momento fueron condenadas por su orientación sexual y por actos que hoy en día ya no son un crimen. Esa ley permitía también a las personas aún vivas solicitar que se elimine de su historial cualquier mención a la condena.

Fueron necesarios más de 60 años para que el gobierno británico compensara de alguna forma a Turing y a todas aquellas personas condenadas bajo una ley injusta.

Y un buen colofón a esta historia sería conseguir que la efigie de Turing figure en los nuevos billetes de 50 libras que está diseñando el Banco de Inglaterra y que quieren que esté relacionada con la ciencia.

Las https://www.microsiervos.com/archivo/coches/volkswagen-meb-coches-electricos-todo-el-mundo.html para escoger a la persona que saldrá en esos billetes son

  • Que haya contribuido al campo de la ciencia.
  • Que sea real.
  • Que no esté viva, con la excepción de la Reina Isabel II, aunque no veo yo muy claras sus contribuciones a la ciencia.
  • Que haya moldeado el pensamiento, la innovación, el liderazgo o los valores en el Reino Unido.
  • Que sirva para inspirar a la gente, no dividirla.

Turing cumple claramente con todas las condiciones. Y sería bonito que fuera el elegido, no solo por él sino también como reivindicación de tantos años de injusticia para miles de personas.

Se puede votar en línea hasta el 14 de diciembre de 2018, aunque el número de votos no es el único criterio que utilizará el Banco de Inglaterra para tomar su decisión, que será anunciada en 2019.

(Lo del billete vía Pride UK y un RT de Óscar Menéndez).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear