Por @Alvy — 3 de Junio de 2022

En el Laboratorio Nacional Oak Ridge de Estados Unidos se ha puesto en marcha el superordenador Frontier, una titánica computadora que ha subido directa a lo más alto del ránking Top500 de las supercomputadoras.

Algunas de sus características técnicas más llamativas:

  • 1,6 exaFLOPS de potencia de cálculo pico (Rpeak)
  • 2 trillones (quintillions) de cálculos por segundo
  • 8,7 millones de cores
  • 9.408 CPUs y 37.632 GPUs
  • 700 petabytes de almacenamiento
  • 35 TB/s de velocidad de lectura/escritura
  • 21 MW de potencia en funcionamiento
  • Enfriado con 22 toneladas por segundo de agua
  • 75 armarios, que pesan unas 3,5 toneladas cada uno
  • 144 km de cables HPE Ethernet Slingshot de 200 Gb/s
  • ×10 veces más potente que el más potente hasta la fecha (Summit)

Según las notas que he leído la potencia de cálculo teórica podría llegar a los 2 exaFLOPS, que además siguiendo la línea de la computación verde aprovechan al máximo la energía que se le suministra, llegando también al primer puesto del Top Green 500, con 62,6 gigaFLOPS/W (cálculos por vatio).

Este superordenador está fabricado por Hewlett Packard Enterprise y AMD, que han dedicado algo de más de dos años a su diseño y montaje, que comenzó justo antes de la pandemia. Su capacidad de almacenamiento es de 700 petabytes (comparativamente, el archivo histórico de toda la internet pública en Archive.org ocupa unos 100 petabytes). Como detalle curioso, el «Cray» que se en el vídeo se refiere a la mítica marca de la computación que HP adquirió en 2019; esos equipos ahora se llaman supercomputadoras HPE Cray EX. Tienen un diseño práctico, pero no son tan elegantes como las míticas marcas de Seymour Cray.

Pensemos que mantener a esta bestia funcionando requiere tanta energía como dejar 21.000 hornos encendidos a máxima potencia continuamente. Así que para enfriar los procesadores y el resto de componentes por la instalación circulan unas 22 toneladas de agua por minuto, movidos por un sistema hidráulico de 350 CV, lo cual según el sistema métrico piscinero son dos piscinas olímpicas por hora.

Entre los trabajos a los que se dedicará esta potencia está el estudio de las células cancerígenas, las supernovas, el coronavirus y la estructura atómica de los elementos que requiere precisión de 64 bits.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

Desarrolla más rápido con Xojo