Por @Alvy — 3 de Septiembre de 2005

Uno de los más destacados ingenieros de la compañía le dice a Steve Ballmer, CEO (Presidente y Consejero Delegado) de Microsoft, que deja su trabajo para irse a otra empresa. Desde hace tiempo Google está llevándose a mucha gente de Microsoft. Los ánimos están caldeados. (Se puede uno imaginar la escena y las caras viendo alguno de los famosos vídeos de Steve Ballmer). La conversación transcurre del siguiente modo:

Ballmer: Dime que no es a Google a donde te vas.
Lucovsky: Sí, es a Google.

En ese momento, Steve Ballmer agarra una silla y la lanza por la habitación golpeando una mesa de su oficina. Dedica algunos piropos a Eric Schmidt, CEO de Google (y anteriormente de Sun y Novell).

Ballmer: Ese puto Eric Schmidt es un puto maricón. ¡Joder, voy a enterrar de una puta vez a ese tío! ¡¡Lo he hecho antes y lo volveré a hacer!! ¡¡¡Voy a acabar con el puto Gooooogle!! (...) Google no es una empresa de verdad. Es un castillo de naipes.

Al parecer esa conversación dramatizada no es inventada. Ha salido de la documentación de las demandas por «contratación de empleados la competencia» que Microsoft ha puesto a Google. Alguien contó esto, entre otras cosas, bajo juramento en uno de los juicios. Lo cual en EE.UU curiosamente se considera un prueba.

Actualización: Dan Gillmore comenta que Microsoft ha negado que esa conversación existiera, o al menos en esos términos. Lo ha hecho en algo así como una nota de prensa. Lucovsky relató la conversación bajo juramento. Así que tú decides a quien creer: si a quien estaba bajo juramento o a la nota de prensa de Microsoft.

(Vía Slashdot y Google Dirson que encontró el enlace al documento original de la demanda en el blog de John Battelle, que cita a «fuentes fiables» como las que han dado a conocer ese documento.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear



PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo