Por @Alvy — 3 de Noviembre de 2021

Esta curiosa miniserie alemana de cuatro episodios es de lo más geek que se puede encontrar ahora mismo en Netflix, y hay que reconocer que está entretenida y con buena producción [doblada al español –excepto el tráiler– incluyendo un curioso mix en inglés con acento cuando los alemanes hablan inglés]. Está “basada en una historia real” (más énfasis sobre esas comillas a continuación) acerca de un par de hackers y artistas digitales que a principios de los años 90 inventaron Terravision, un software para ver imágenes de satélite de la Tierra «volando como Superman».

Si esa expresión te suena es porque es clavada a la que se usaba con Keyhole, el software antecesor de Google Earth (Google adquirió la empresa que lo desarrolló). Y de eso va la historia: de la creación de Terravision por parte de Art+Com y la disputa legal por su «parecido» o tal vez «robo» con Google Earth surgido más de una década después, cuando Google no quiere reconocer el trabajo de los alemanes ni pagar la licencia de la patente de los algoritmos que según sus creadores son exactamente los mismos.

Los cuatro episodios son cuatro horas que combinan tres épocas: primero, la historia original (de 1993 en adelante); luego la presentación de la demanda contra Google (2014) y finalmente el posterior juicio (2016) que es el clásico juicio civil de película americana. No olvidemos que es una serie de ficción, lo que le otorga ciertas libertades, aunque al menos trata mantener la cronología al estar «basada en una historia real».

Simplemente como referencia puede venir bien recordar algunas fechas y hechos reales para situarse en el contexto: En 1993 apenas se acababa de inventar la Web; de hecho el software original de Terravision firmado por Art+Com funcionaba únicamente sobre carísimas estaciones Silicon Graphics Onyx con Reality Engine (que costaban del orden de 300.000 dólares) y se usaba únicamente como demostración de arte digital, financiado por Deustche Post / Deustche Telekom. Keyhole se fundó en 1999 y Google Earth se relanzó ya con ese nombre en 2005 (tras la adquisición de Keyhole). No fue hasta 2008 que se ofreció como plug-in que funcionaba en el navegador web.

El invento de Terravision partía de una base artística que incluía una interfaz con un globo terráqueo a modo de controlador para posicionarse y hacer zoom, a lo que se sumaban unos algoritmos de visualización y tratamiento de las imágenes, que son los que entraron en disputa. Como es una serie de «ficción» los nombres de los protagonistas están cambiados (para evitar demandas) y en algunos casos se combinan varios personajes en uno; por ejemplo dos empleados clave de Silicon Graphics son una sola persona en la serie. Los equipos de desarrollo de todos estos productos (Terravision, Keyhole –que no se menciona– y Google Earth) eran también más amplios de lo que se deja ver, no tanto el eterno mito de los dos hackers en un garaje, o en una oficina en Berlín, en este caso.

La serie es interesante porque además es suficientemente enrevesada y con giros como para hacer que no sea aburrida… a menos que no seas geek o no te interese la tecnología, en cuyo caso se hace demasiado pesada e incluso técnica. Aparecen el mítico Chaos Computer Club, la scene de Berlín tras la caída del muro, la época dorada de la multimedia en Silicon Valley y suficientes menciones tecnológicas como para descubrir alguna cosa nueva.

Para quien quiera investigar más, que es lo que yo suelo hacer cuando termino de ver las películas o series, ahí van tres enlaces más:

  • Was Google Earth Stolen? (no) de Avi Bar-Zeev, cofundador y programador de Keyhole, que es quizá el relato más detallado de cómo se desarrolló exactamente Google Earth y el papel de cada personaje que aparece en la serie. (A él no le contactaron). Es narración del que escribió el código original con sus propias manos.
  • ART+COM Terravision en el CeBIT 1998, donde puede verse cómo era Terravision en 1998 y a sus creadores haciendo demos en la feria tecnológica alemana CeBIT.
  • How Google Earth (Really) Works, también de de Avi Bar-Zeev, que colateralmente explica con todo detalle cómo funciona Google Earth para tratar las ingentes cantidades de imágenes y recomponerlas a alta velocidad en imágenes animadas en movimiento. Una maravilla de artículo, muy técnico.

Actualización: como bonus recordar que Netflix también tiene un mini-documental titulado Así se hizo: el código que valía millones donde se pueden ver las caras de las personas reales detrás del proyecto de Art+Com y donde se indaga un poco más sobre el papel de Keyhole (al que no se menciona en la serie) e incluso la CIA, que era quien estuvo detrás de esa creación «paralela». También dejan entrever uno de los problemas y las razones por las que esta historia es tan desconocida e incluso hoy en día es difícil encontrar referencias a Terravision en Internet. Porque todos las buscamos en Google, que es parte interesada en el asunto.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD