Por @Alvy — 11 de Octubre de 2018

Aunque es un poco lento (los vídeos están a «cámara rápida») lo importante del Mochibot es el concepto: un robot con aspecto de bola que variando la longitud de sus patas puede moverse como una ameba.

Tal y como cuentan en Spectrum su forma es la de un triacontaedro rómbico. El hecho de variar ligeramente la longitud de sus patas le hacen «perder el equilibrio» de forma controlada para moverse en cualquier dirección. Las patas son barras telescópicas de tres piezas.

Otra característica interesante del Mochibot es que si se le rompe una pata no pasa nada porque los algoritmos de control pueden moverselo usando las demás. Por otro lado al no tener ruedas no depende tanto del tipo de superficies por el que se mueva, así que sirve para casi cualquier entorno.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear