Por @Alvy — 3 de Julio de 2018

Este robot de Honda que se dio a conocer el año pasado y se llama E2-DR es ya un poco como el hijo de Asimo – dado que el emblemático y entrañable robotijo fue retirado recientemente y enviado a reunirse en el más allá con el dios de la biomecánica. DEP.

En este vídeo sus creadores muestran un trabajo reciente que han realizado sobre sus algoritmos, sensores y mecanismos que han dado en llamar Transición dinámica de la marcha entre caminar, correr y saltar para la recuperación ante empujes. En palabras más llanas: salvar su culo cuando lo fostian. Para tal tarea en el puntaro laboratorio emplean lo último en tecnología: dos palos, uno para empujarlo y otro para sujetarlo con una percha por si acaso el invento no funciona y se cae de verdad.

Definitivamente es menos cruel que los niños fostiando a un robot o aquellas pruebas en las que molían a patadas a otros modelos. Aun así lo humano de sus movimientos y su aspecto indefenso y para nada vengativo nos hacen sentir empatía por E2-DR. Quizá por eso es difícil no dejar de pensar que si un día se rebelan nos echarán estos vídeos en cara. Por suerte –como se suele decir– «ninguna máquina resultó dañada durante el rodaje del vídeo.»

Buen momento para recordar la existencia de la

Una sociedad que –no es coña– contempla que «los robots también son personas» y que los «seres artificiales inteligentes también son seres conscientes». A debatir.

(Vía Spectrum.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear