Por @Alvy — 16 de Noviembre de 2018

Muchas veces conseguir cosas es tan fácil como pedirlas con educación. Por eso es muy instructivo –y a la vez divertido– escuchar de boca del propio Kevin Mitnick, uno de los hackers más famosos de todos los tiempos, cómo usó la ingeniería social para hacerse con el código fuente del Motorola MicroTAC que era «como el iPhone X de la época». Estamos remontándonos a 1992 y todo era un poco diferente.

Siendo entonces un fugitivo de la justicia –había sido atraído un poco por el Lado Oscuro– Mitnick llamó directamente al servicio de información telefónica para pedir el número de las oficinas de Motorola. Pidió amablemente que le pasaran con el jefe de producto del MicroTAC.

La burocracia de las grandes empresas es como es, de modo que esa llamada le hizo saltar por siete u ocho personas intermedias, mientras aprendía qué departamentos había y algo sobre cómo trabajaban, hasta que llegó a un vicepresidente de la compañía, quien le dio el nombre y extensión de la jefa de producto en cuestión. Casualmente estaba de vacaciones pero había dejado el nombre de otra compañera de trabajo en el mensaje grabado, así que con mucha paciencia Mitnick siguió llamando hasta que logró hablar con ella para pedirle el código. «¿Qué versión quieres?» le dijo. «La última y la mejor» fue su respuesta.

Como en toda buena historia, nuestro héroe está a punto de fracasar en tan rocambolesco camino. Pero el hecho de que hubiera cientos de directorios con cientos de ficheros no fue un impedimento (enseñó a su interlocutora a usar TAR para comprimirlo todo en un archivo de 5 MB). Ni tampoco que el FTP donde le pidió que lo subiera estuviera fuera de la red de Motorola y no funcionara: la buena mujer se levantó para hablar con el responsable de seguridad y volvió con su nombre de usuario y contraseña para dárselo a Mitnick. Desde ese momento todo fue mucho más fácil.

Como es bien sabido el protagonista de esta historia acabó pasando una temporadita a la sombra, no exactamente por esto (el código resultó no ser gran cosa) sino por otros asuntos similares anteriores, que lo llevaron a un controvertido juicio con el FBI en su contra.

Tras esto Mitnick se convirtió en un hacker redimido y actualmente trabaja como consultor de seguridad para un montón empresas y suele dar conferencias por todo el mundo. En su twitter aparecen siempre cosas interesantes: @KevinMitnick.

Bonus: mi vídeo de ingeniería social favorito, Jessica Clark haciendo de madre agobiada mientras roba una cuenta de la compañía telefónica y cambia la contraseña de su supuesto «novio». Oro puro que merece estudiar detalle a detalle.

(Vía Motherboard.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear