Por @Alvy — 13 de Julio de 2018

En este vídeo de Verge Science Cory Zapatka hace un repaso del estado actual del grafeno como material multiuso, explicando algo sobre su naturaleza, propiedades y aplicaciones. Pero –como bien titula– es obvio que tanto hablar de él, tanto hablar de él y «el grafeno todavía no domina el mundo». Examinar el porqué es interesante.

Por un lado está el bombo o hype que se le ha venido dando desde que se inventó y patentó y se comenzó a plantear su producción por métodos industriales, en los primeros años del siglo XXI. El llamado «material más fino del mundo» nos «prometía» un mundo mejor con mensajes como que permitiría cargar un iPhone en 30 segundos, imprimir órganos artificiales o producir electricidad prácticamente del aire.

En el reportaje se examinan las ideas de varios libres y expertos, incluyendo periodistas que han seguido el bombo muy de cerca, que intentan responder a ¿por qué no vemos grafeno por todas partes? La conclusión es que aunque sea un material estupendo sus métodos de producción todavía no están tan depurados como para competir en volumen y precio con otros materiales más tradicionales. Por supuesto ya existen prototipos y todo tipo de objetos que lo usan. Pero es bastante complicado competir con algo que reemplace por completo al silicio en el campo de la microelectrónica –por ejemplo– pues lo que ya conocemos es relativamente barato y ya está mucho más que probado a nivel industrial.

¿Dónde está el grafeno, eh?

No obstante, puede decirse que el grafeno está algo así como el punto en el que estaban los plásticos a mediados del siglo pasado: todo el mundo sabe que son geniales, que tendrán miles de aplicaciones y que pronto empezarán a ver en objetos cotidianos – también que habrá muchos proyectos que fracasarán, mucho humo y otros que triunfarán. Pero al igual que hoy en día no hacemos muchas distinciones sobre si ciertos objetos son de plástico o no, lo importante será cuando resulte indiferente que algo esté fabricado de grafeno o no: eso será señal de que se ha introducido sin esfuerzo en nuestras vidas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear