Logo Lainformacion.com
< Android y el concurso de desarrollo con 10 millones de dólares en prem
Charla-coloquio sobre el Hubble en La Coruña el 16 de noviembre >

El viaje de las basuras por los océanos

Según Greenpeace, alrededor del diez por cierto de los 100 millones de toneladas de plástico que se fabrican cada año acaban en el mar, en su mayor parte procedentes de vertidos desde tierra firme —otra parte, en torno a un veinte por cierto, se tira desde barcos y plataformas marinas (The trash vortex).

Viaje de las basuras
Pulsa en la imagen para ver la animación.

Las corrientes marinas arrastran esos vertidos a zonas en las que se van acumulando debido al movimiento circular de las corrientes marinas, que es lo que se ve en la animación del llamado Eastern Garbage Patch.

Uno de los principales depósitos de basura flotante se encuentra en el nordeste del Pacífico, donde la superficie de basuras, compuesta principalmente por plásticos no biodegradables, alcanza un tamaño similar al de la Península Ibérica, en torno a los 600.000 km cuadrados.

Algunos datos al respecto, extraídos de Sólo unos trocitos de plástico:

Obviando el problema que esto supone (los plástico no biodegradables como el PVC tardan cientos de años en descomponerse), el curso que siguen las basuran flotantes arrastradas por las corrientes marinas extienden el alcance del daño a zonas remotas y apenas pobladas por el hombre, donde sin embargo hay plásticos por todas partes.

Albatros Estomago
Tapones y objetos de plástico en el interior del cuerpo en descomposición de este Albatros de Laysan, el cual habita en zonas remotas y apenas habitadas del Pacífico Norte. Foto procedente del artículo Trashed.

Es habitual que especies de aves como los fulmares ingieran objetos de plástico que flotan en el mar, al confundirlos con peces o animales marinos pequeños que forman parte de su dieta.

Seabirds filled with plastic waste — de media, [las aves analizadas] habían tragado unas 44 piezas de plástico, con un peso de 0,33 gramos. Un ejemplar de fulmar encontrada en las costas belgas había tragado 1.603 trozos, mientras que otro ejemplar recogido en Dinamarca tenía 20,6 gramos de plástico en el estómago —que equivaldría a unos dos kilos de basura no digerible en el estómago de una persona.