Por Esther — 10 de Marzo de 2010

bus electrico coreano.jpg
Olev es un prototipo de vehículo eléctrico que se prueba en Corea

Por Seúl circula este prototipo eléctrico de transporte colectivo creado por el Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea. Se llama Olev y quizás sea el autobús del futuro. Podría decirse que se alimenta de la propia carretera, gracias a líneas de carga subterráneas divididas en segmentos. Cuando un sensor detecta que el vehículo pasa por encima, se enciende y el vehículo recoge la electricidad.

Las estaciones y el largo tiempo de carga pasan a la historia y las baterías se reducen a una quinta parte, con lo que se abaratan y son más fáciles de mantener.

Si Olev da el salto a transporte público coreano, solo habría que instalar cables en un 20% de las rutas de autobús, aprovechando las propias paradas, los estacionamientos y los cruces.

(Vía Greenpacks)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

4 comentarios

#1 — Alfredo

Mooooola! Incluso a pesar del aspecto de tren turístico...

#2 — chamaruco

Es un paso más allá con respecto a los vehículos tranviarios sin catenaria, como el que funciona en Burdeos; que toma la electricidad un "tercer carril" embutido y plano, que sólo está activo cuando pasa el vehículo por encima.

El hacerlo disponible para vehículos con ruedas neumáticas, podría en un futuro hacerlo apto incluso para los vehículos individuales; aunque habría que digitalizar de alguna manera la señal para saber quién y qué es lo que está consumiendo... pero con un sistema de ese tipo, integrado en las principales vías de comunicación, adios a los problemas de autonomía de los vehículos eléctricos, que sólo serían dependientes de batería para recorridos muy cortos.

#3 — Pasaba por aquí

Genial.
Pero no veo un problema en lo de saber quién está consumiendo energía. Nos acostumbramos en seguida a las privatizaciones y que "todo" es de "alguien" a quién debemos pagar.
Por qué el sistema simplemente no puede ser parte de la carretera, igual que el pavimento o la iluminación. Sólo con la cantidad de humo que se evitaría cada día debería merecer la pena.
Las multinacionales no se van a morir de hambre, no hace falta preocuparse tanto por ellas.

#4 — Supercondensadores

Mas sencillo me parecen los supercondensadores de Caf.