Por Nacho Palou — 15 de Abril de 2009

El vídeo Visualizing Color Conversions de John Paul Caponigro muestra de forma visual lo que sucede cuando se realizan conversiones de perfiles de color en una imagen.

Está en inglés pero no es imprescindible para entender los conceptos: el espacio de color ProPhoto abarca una gama más extensa que la que proporciona la cámara; por otro lado el espacio de color sRGB es mucho más reducido que el espacio de la cámara y que ProPhoto, de modo que al convertir a éste desde uno de los anteriores se pierden colores y matices.

Por tanto es buena idea utilizar ProPhoto como espacio por defecto cuando se convierte desde raw y así ir sobrado de tonos de color -no tanto pasar a ProPhoto (o a cámara o AdobeRGB) una imagen que ya está en sRGB porque no se consigue nada, puesto que lo perdido o no registrado ya no se puede recuperar.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

4 comentarios

#1 — poleteiep34

Para este tema os recomiendo leer a Hugo Rodriguez, es un crack en esto de la gestión del color.

#2 — Lobo

Creo que el vídeo no tiene en cuenta un concepto fundamental, la profundidad del color. El número de colores posibles en una imagen viene determinado por la profundidad del color utilizado y no por el perfil de color. sRGB contiene sólo colores que un monitor puede representar, ProPhoto contiene colores fuera del rango del monitor. A igualdad de profundidad de color, sRGB puede representar mayor riqueza de color en el rango del monitor que ProPhoto. Por lo tanto si pasas una imagen en sRGB a ProPhoto sin cambiar la profundidad del color también estás "desbordando la cubeta" ya que estás perdiendo colores. Para compensar este desborde lo habitual es usar ProPhoto de 16 bits, mientras que en sRGB con 8 bits es suficiente.

#3 — medyr

Hay que tener en cuenta que lo óptimo es usar un perfil de color lo más ajustado (desde la aprte grande) al perfil de color del dispositivo de entrada, por tener un "cubo" más grande no sacamos más colores.

Tener en cuenta el tema de profundidad del color como ya han comentado.

Entender la diferencia entre convertir a y asignar; cuando convertimos, proyectamos de un espacio de color a otro, cuando asignamos, los datos iniciales se mantienen constantes, solo varia la forma de interpretarlos.

Por lo demás, me ha gustado el video, muy grafico.

#4 — paco

También hay que pensar en la salida que se les va a dar a esas fotos. Si son para internet o para un servicio de impresión "normal" no tendrás más remedio que acabar conviertiendo a sRGB en 8 bits y si es para imprenta a CMYK. Creo que lo más adecuado es trabajar en LAB con previsualización en pantalla del espacio de salida.