Por Nacho Palou — 4 de Enero de 2016

Chart

El año pasado por estas fechas los datos de HTTP Archive hacían ver que el peso promedio de las páginas web era de 2 MB.

Un año después, en 2015 el peso promedio de las páginas web subió a 2,26 MB, otro 10+ por ciento arriba respecto a 2014, cuando ya había engordado un 15 por ciento respecto a 2013. Los archivos CSS, las hojas de estilos, han engordado un tercio en los últimos doce meses.

Un año más se reduce el uso de Flash, la transferencia de contenidos Flash y también disminuye el número de sitios web que usan Flash. A finales de 2015 un 20 por ciento de los sitios web usaban Flash — muchos todavía y más aún ahora que Adobe ha enterrado Flash, o al menos su nombre.

En cambio el porcentaje de sitios web que utilizan tipografías personalizadas crece y ya son el 60 por ciento de todos los sitios web monitorizados por HTTP Archive. La técnica de usar tipografías personalizadas —como las de Google Fonts que no son las nativas de la web— supone también un aumento en el peso de las páginas web y en el tiempo de respuesta.

Sobra decir que el aumento en el peso y tamaño de las páginas web rara vez está justificado —más allá de la pereza— y conviene recordar que,

  • Si una página web pesa 2 MB de poco sirve que su diseño web se adapte a los móviles si la carga es más lenta y consume más tráfico móvil.
  • Google penaliza las páginas que tienen sobrepeso.
  • Una página web pesada y complejar resulta menos accesible.
  • Los costes de hosting aumentan.
  • Cuanto más código se utilice más probable será que tenga errores y su actualización y mantenimiento será más difícil y costoso.

Se pueden ver más datos en HTTP Archive Trends.

Compartir en Facebook  Tuitear