Por Nacho Palou — 23 de Enero de 2006

Un fotogénico retrato del insecto («bug») que se metió en las entrañas de uno de los primeros ordenadores del mundo, el Mark II en 1945. La polilla aleteó por su interior hasta que quedó atrapada en uno de los relés provocando un error en el funcionamiento de la máquina. El evento fue documentado en el log de funcionamiento del ordenador:

Polilla Bug Mark II

En el log (ver foto para ampliar) se puede leer:
1545 Relay #70 Panel F (moth) in relay. First actual case of bug being found.
Un polilla en un relé. Primera vez que se encuentra [en un ordenador] un «bug» de verdad.
Esta nota fue el origen a la leyenda sobre el uso del término bug para referirse a errores o problemas de funcionamiento en aparatos y programas informáticos. Sin embargo el texto se refiere a que, estando ya en uso el término «bug» para indicar errores de funcionamiento en aparatos y sistemas, éste era el primer caso en que al referirse a bug se estaba mencionado un insecto («bug») de verdad, con sus alas y patas y todo lo demás.
El uso de la palabra «bug» para indicar un defecto industrial ya se utilizaba en los tiempos de Thomas Edison. Un uso concreto y moderno puede encontrarse en un manual de electricidad de 1896 que dice: «El término bug se utiliza para indicar cualquier fallo o problema en las conexiones o funcionamiento de aparatos eléctricos».
Parece ser que el término procedía de la telegrafía y también se utilizaba en las compañías teléfonicas iniciales para referirse a que había ruido en las líneas de teléfono («bugs in a telephone cable»).

Más en Bug en Dictionary.com y en The Jargon File.

(Vía digg.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear