Por Nacho Palou — 30 de Junio de 2017

Decoding the ancient astronomy of Stonehenge, de Vox, es un didáctico resumen del misterio que siempre ha sido —y que probablemente siempre será— la construcción de piedras del neolítico de Stonehenge. Misterio al menos en lo que significaba para quienes lo construyeron. Porque sí se sabe, y se explica en el vídeo, que la construcción está alineada con los solsticios de verano y de invierno y lo que eso significa. “Sabemos que su diseño guarda relación con una forma primigenia de astronomía.”

Desde el Siglo XVIII se sabe que el eje central de Stonehenge está alineado con el punto en el horizonte por el cual sale el Sol en el solsticio de verano. No es una alineación perfecta, pero casi. La puesta del Sol en el solsticio de invierno está en el mismo eje que el amanecer en el solsticio de verano, pero en dirección opuesta. A pesar de que los hombres del neolítico probablemente desconocían que la Tierra gira alrededor del Sol —siquiera que la Tierra era redonda— “los solsticios seguramente tenían mucha relación con la disponibilidad de alimentos.”

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear