Por @Alvy — 26 de Mayo de 2012

Por suerte el avión no estaba en un aeropuerto, sino en un desguace de aviones en el desierto de Mojave en California: los vientos llegaron a 110 kilómetros hora y casi se le pegan un buen revolcón. Teniendo en cuenta que en vacío pesa 178.800 kg... ¡tiene mérito!.

Dicen que cuando fueron a revisar qué había pasado exactamente, al día siguiente, se lo encontraron girado 45 grados respecto a su posición original.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo