Por @Wicho — 10 de Septiembre de 2010

El pasado día 7 un Tupolev 154M de Alrosa perdió todos sus sistemas eléctricos cuando volaba a una altura de 10.600 metros haciendo la ruta entre Polyarny y Moscú Domodedovo: ASN Aircraft accident Tupolev 154M RA-85684 Izhma Airport.

Esto dejó fuera de servicio los sistemas de radio y de comunicaciones y, lo que es más importante, las bombas de combustible que pasan éste de los tanques de las alas al tanque central del fuselaje que es el que alimenta los motores.

Con sólo 3.300 kilogramos de combustible en éste, la tripulación optó por realizar un descenso de emergencia, y al salir de las nubes localizó una pista abandonada cerca de la ciudad de Izhma, donde consiguieron aterrizar al tercer intento.

Esta pista mide 1.325 metros, mientras que el Tu-154 necesita un mínimo de 2.200 metros para un aterrizaje, que en éste caso además habrían sido más porque sin electricidad los flaps tampoco estaban disponibles, con lo que el aterrizaje tuvo que realizarse a mayor velocidad de la habitual, de ahí los dos primeros intentos fallidos.

Con esto, era prácticamente inevitable que el avión se saliera por el final de la pista, lo que en efecto sucedió, quedando el avión detenido a unos 160 metros del final de ésta.

La cosa es que, afortunadamente, ninguno de los 81 ocupantes entre pasajeros y tripulación resultó herido... Y se tomaron la evacuación con toda la calma del mundo:

En este vídeo, grabado por uno de los pasajeros, se ve a gente hablando por teléfono mientras permanece de pie encima de una de las alas, a otros haciendo fotos... Lo de alejarse del avión por si se pudiera producir un incendio o algo parecido se ve que no se les pasó por la cabeza.

No se, porque afortunadamente nunca me he visto una situación similar, pero un antiguo compañero de trabajo, que vivió una salida de pista en el aeropuerto de Vigo ya hace años, dijo que cuando recibieron la orden de evacuar allí todo el mundo se volvió una especie de salvaje, pasando por encima de quien hiciera falta para salir.

Imagino que para la tripulación siempre es mejor que el pasaje mantenga la calma en la medida de lo posible, pero ni tanto ni tan poco, ¿no?

(Vídeo vía Flighglobal).

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


JavaScript: The Good Parts

EUR 16,56

Comprar


El hombre anumérico

EUR 15,20

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección