Por @Wicho — 31 de Enero de 2020

Uno de los Boeing 727 de Mexicana con cohetes – Boeing
Uno de los Boeing 727 de Mexicana con cohetes – Boeing

Los aeropuertos altos y calientes suponen un problema para los aviones porque a mayor altitud y temperatura menor densidad del aire, lo que hace que las alas generen menos sustentación y que los motores generen menos empuje. Esto, simplificando bastante el asunto, es porque con la temperatura el aire se expande y en el mismo volumen de aire hay menos moléculas capaces de generar sustentación o combustión en el motor.

Una solución habitual en este tipo de aeropuertos es construir pistas más largas de lo normal para que los aviones tengan más espacio para tomar carrerilla. Los avances en aerodinámica y en motores también han contribuido a paliar este problema.

Pero aún así hay ciertos aviones que no pueden volar a ciertos aeropuertos. Y a veces sucede que algunos vuelos tienen que dejar atrás parte del equipaje, por ejemplo, para poder despegar. Y no en aeropuertos en los que uno pensaría como altos y calientes sino en aeropuertos como por ejemplo el de A Coruña.

Otra opción es usar sistemas JATO/RATO (Jet Assisted Take-Off, despegue asistido por reactores / RATO, Rocket Assisted Take-Off, despegue asistido por cohetes). Consisten en añadir uno o varios motores a reacción o motores cohete a un avión que proporcionan un empuje extra en el momento en el que se activan.

Sólo que en realidad los avances en motores a los que antes aludía han hecho que nunca hayan sido especialmente populares. Y el único avión que hoy en día los usa con regularidad es Fat Albert, el C-130 que acompaña a los Blue Angels, la patrulla acrobática de la Armada de los Estados Unidos; de hecho la mayor parte de los aviones que los han usado o tenido provisión para usarlos han sido aviones militares.

Fat Albert al principio de una de sus exhibiciones - Cuerpo de Marines de los Estados Unidos
Fat Albert al principio de una de sus exhibiciones - Cuerpo de Marines de los Estados Unidos

Sin embargo hace poco he descubierto que Mexicana de Aviación tuvo doce Boeing 727-200 con motores JATO (aunque lo propio sería decir RATO) montados. Con ellos Mexicana podría operar sus 727-200 a plena carga. En caso de pérdida de motor en la pasada V1, la velocidad a la que ya no puedes abortar el despegue sin salirte de la pista, se dispararían los motores cohete para que el avión pudiera seguir subiendo. Aunque hasta dónde yo sé nunca llegaron a utilizarse en una situación de emergencia.

Los seis cohetes del sistema iban en la parte trasera de la raíz alar y se disparaban de dos en dos. Los 727 que montaban este sistema tenían una especie de bulto en la parte alta del fuselaje que albergaba los componentes que hubo que desplazar para hacer sitio a los cohetes. Aquí se puede ver un vídeo cutre de una prueba del sistema.

Investigando sobre esto he descubierto que los de Havilland DH.106 Comet también tenían sitio para montar cohetes aunque nunca se llegaron a poner en los aviones de serie; también los Fairchild Swearingen Metroliner también tienen la opción.

Pero lo dicho, lo de los sistema JATO/RATO es más una curiosidad que otra cosa dentro de la historia de la aviación.

(Vía IgnacioRoC).

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


Las estrellas, mi destino

EUR 24,00

Comprar


The Code Book: The Secret History of Codes and Code-breaking

EUR 9,68

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección