Por @Wicho — 22 de Octubre de 2018

En julio de 2017, tras una denuncia de la asociación estadounidense Flyer Rights, un juez ordenó a la Administración Federal de Aviación (FAA) que investigara si la continua reducción del espacio entre las filas de los asientos de los aviones y del ancho de los asientos propiamente dichos era un riesgo de seguridad.

Y es que según los demandantes la anchura de los asientos se ha visto reducida de los 47 centímetros que tenían a principios de los 2000 a poco más de 43 alrededor 2015. Aunque es peor lo del espacio entre asientos, que se ha visto reducido en 10 centímetros de media, pasando de 89 centímetros a 79, e incluso a sólo 71 centímetros en algunas aerolíneas… Y todo esto mientras el tamaño del estadounidense medio no deja de crecer.

En julio de 2018 la FAA respondió que no ve que sea necesario regular nada. Básicamente porque según ellos entre que el avión se detiene y se abre alguna de las puertas van a pasar al menos 10 segundos, más aún si es una salida de emergencia sobre las alas, y que eso hará que se forme una cola a la salida, con lo que aunque te pudiera costar un poco más salir del asiento tampoco pasa nada.

Flyer Rights dio que iba a recurrir, pero mientras este recurso sigue su camino, el presidente Trump acaba de firmar la ley que gobernará el funcionamiento de la FAA hasta 2023, ley en la que no sólo le asegura financiación sino en la que además le obliga a regular el tema.

Claro que no hay que cantar victoria todavía porque la FAA Reauthorization Act of 2018, que es como se llama la ley, no especifica ningún mínimo ni nada al respecto, sólo que la FAA tiene que regular el asunto del tamaño y separación de los asientos de los aviones. Así que nada le impide decir que las ridículas medidas actuales son seguras y válidas y que si te he visto no me acuerdo.

La FAA sólo tiene jurisdicción en los Estados Unidos, pero sus dictámenes suelen influir en los del resto de agencias reguladoras, así que habrá que estar atentos mientras seguimos entonando #jesuisrodillas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear